Skip to content

LUNCH & DINNER (Madrid)

29 noviembre, 2010


En el pasado post, como recordareis, os narramos la inigualable experiencia que nos supuso, como cada año, la peregrinación a ese gran templo del espectáculo gastronómico que es El Bulli. Con esto en mente, y aún relamiéndonos con el recuerdo de la experiencia vivida en Cala Montjoi, resultaba muy complicado (y hasta injusto injusto si queréis) comentar algún restaurante “normal” esta semana. Por eso he creído que lo mejor que podía hacer era cambiar totalmente de registro pero siguiendo en la estela de vanguardia aunque en un sentido distinto, me explico. Hoy hemos probado un concepto si queréis diametralmente opuesto a El Bulli, pero casi igual de novedoso por lo mucho que puedo aportar al panorama gastronómico madrileño.

Me estoy refiriendo a Lunch&Dinner, la nueva “tienda” que ha abierto el grupo CRONO en la calle María de Molina donde ponen a la venta, la comida que preparan desde hace ya más de 10 años desde su cocina central de Extremadura. Así explicado, muchos estaréis ahora mismo pensando que qué pinta entonces Lunch&Dinner en este blog, cuando en su mayoría nos hemos caracterizado por traeros propuestas gourmet y de alta calidad. Pues precisamente por eso os hablamos hoy de Lunch&Dinner. Para quien no conozca la cocina que propone el Grupo Crono, os diré que es una de las poquísimas empresas de restauración a nivel mundial que ofrece quinta gama de verdad; es decir, comida cocinada al modo tradicional y conservada sin colorantes, conservantes ni mediante pasteurización o ultra congelación. Puedo aseguraros que el proceso es bastante novedoso, y no son pocas las empresas de alimentación que se han interesado por “copiarlo”. Pero se trata de una tecnología patentada, desarrollada “in-house” y que garantiza una perfecta conservación de todas las propiedades de los alimentos, y que fue merecedora en 2004 del premio SIAL a la innovación en París.

Aclarado lo anterior, que es como decía lo que tiene de vanguardia gastronómica, la tienda llama la atención por su marcado tono moderno en colores blancos y negros. Y sí, es una tienda, no un restaurante. Para que me entendáis, es como una especie de “Delinas” pero con mucha más variedad y, si me permitís, mucha más calidad. Es decir, vas a la tienda, eliges de entre toda su variada oferta, y te lo llevas a casa o a la oficina. Dicha oferta no se restringe ni mucho menos a sandwiches y ensaladas (que también las hay), sino que su punto fuerte son los platos preparados. Sopas, cremas, pastas, arroces, pollo, carnes, pescados, postres caseros, etc. Estos platos vienen presentados en “barquetas” individuales. Los platos calientes hay que calentarlos normalmente 1:30 minutos en el micro-ondas (tienen 3 en el propio local), y listo para comer.

Sus propietarios, que me acompañaban en esta ocasión, fueron seleccionando diversos platos para probar cosas muy distintas y hacernos una idea “realista” de su concepto. Para empezar probamos dos cremas, la primera de espárragos con queso idiazábal. La segunda, de boletus, ambas muy correctas, tanto la textura como el sabor. Especialmente sorprendente nos resultó la de espárragos, que si no llegamos a ver cómo la calientan en la barqueta, hubiéramos pensado que acababan de preparar hacía unas horas. Obviamente “condimentadas” en casa hubieran ganado en presencia e importancia, con algún toque de queso, la de espárragos, o con un huevo escalfado la de boletus. Pero insisto, aún así, estaban muy ricas.

Continuamos con un risotto de coco con gambas, un punto demasiado caldoso, pero aún así increíble pensar que viene preparado en barqueta y que no está cocinado en el momento. Seguimos con una crêpe de jamón y queso muy logrado también aunque lógicamente se trata de un plato más sencillo y que ya estamos acostumbrados a ver en muchos otros sitios de cocina pre-cocinada.

La prueba de fuego venía con los segundos. Quise probar tanto un pescado como una carne. Probamos la dorada al champagne y el solomillo strogonoff con arroz y la hamburguesa con queso y patatas. La dorada, probablemente el plato que menos nos gustó. Ya hubiera sido demasiado, ¿no? No me malinterpretéis,  no estaba mala, pero no estaba al altísimo nivel que habían demostrado el resto de platos. Eso sí, las patatas rosties que lo acompañaban estaban excelentes. Sí nos gustó mucho en cambio la hamburguesa con queso. Viene sin pan, es decir la carne sola con una loncha de queso encima, y nos gustó mucho su sabor. Las patatas fritas nos gustaron algo menos, en cambio. Preferimos las que venían con la dorada. El solomillo strogonoff, en taquitos y acompañado de arroz, estaba riquísimo. Uno de los platos estrella de la casa.

De postre, todos caseros según nos dijeron, probamos una tarta de queso tradicional, y una mousse de chocolate perfecta para los más golosos.

Para finalizar deciros que había más de 60 referencias entre primeros, segundos, postres, ensaladas y sándwiches, y todos ellos a unos precios que no superan los € 4,80 por plato. Interesante concepto, ¿verdad? A mi me pareció ideal para comer en la oficina, o para cenar algo más elaborado en casa, pero sin complicarnos demasiado la vida.

Datos prácticos:

Lunch & Dinner
María de Molina, 58
28006 Madrid
Precio medio: € 10
Accesibilidad: no: tiene escalones en la entrada
Anuncios
One Comment leave one →
  1. carlos permalink
    28 noviembre, 2011 7:06 pm

    la comida es malisima estuve 5 dias con gastronteritis y con un sarpullido por haberme encontrado una mosca en la comida y encima cuando se lo enseñe ala dependienta me dice que eso lo he puesto yo……..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: