Skip to content

COMERÇ 24 (Barcelona)

25 noviembre, 2008

El bar de tapas de Carles Abellan ha tomado una nueva dimensión hasta convertirse en referente del panorama gastronómico de Barcelona. Hace unos días, aprovechando la visita de unos buenos amigos americanos (californianos para más detalle), les llevé a comer aquí, con el objetivo de que probaran algo diferente. Como sabéis, la cocina californiana ha experimentado en los últimos tiempos un empujón increíble, hasta situarse por méritos propios como una de las cocinas más solventes del mundo. La propia guía Michelin así lo reconoce (aunque cada vez soy menos fan de dicha guía). El caso es que la apuesta era arriesgada, pero creo que finalmente acertamos. El local es muy de diseño, con todos los detalles cuidados. El servicio muy muy amable y servicial, impresionando el dominio del inglés de todos ellos. No tuvieron ningún problema en atender a mis amigos en su idioma.

Tienen dos menús degustación, uno de 7 platos y otro de 12. Pedimos el más completo, para poder probar el máximo de cosas. Los aperitivos nos impresionaron. Buena materia prima y magnífica presentación. Aceitunas gigantes rellenas de anchoas, nueces de macadamia con cobertura de oro, cortezas de cerdo con guacaina (una salsa de quesos), grissini con pesto y bocaditos de pasta filo con parma y yuzu. Un buen comienzo. Todo ello precedido de una cata de 4 aceites que merece mucho la pena.

Pasamos ya al menú propiamente dicho. Empezamos con un maki de aguacate y langosta, exquisito. Seguimos con caballa marinada con cítricos, muy fresco y agradable. Después unos espárragos con almejas. La esferificación llegó de la mano del melón con jamón, que estaba exquisto y encantó a mis amigos. Como marisco, nos sirvieron una tapa de navajas y berberechos Yakisoba. Para no quedarnos sin probar nada, añadimos al menú un huevo kinder (huevo relleno de trufa) que estaba excepcional.

Para pasar a los platos principales, empezamos con Pizza-sashimi, y seguimos con un tartare de atún rojo que estaba estupendo, y un ravioli de pescado, muy sabroso y delicado. Pasamos a una lubina sobre una cama de patatitas al horno con ajito y romero (que probablemente fue lo que menos nos gustó). Seguimos con un arroz negro muy correcto, aunque mejorable (la eterna lucha con el arroz…) y un suquet de langostinos. Para terminar el extensísimo menú, un plato espectacular. Un solomillo de buey con rosas y fresas, que es de las carnes que más me han sorprendido en mucho tiempo.

Una tabla de quesos de muy alto nivel, dio paso a los postres, que empezaron con una muy grata sorpresa, en forma de zumo de mandarina, fruta de la pasión y menta. Después una crema de youghourt con muesli y unos pequeños bocaditos finales: tartaleta de merengue y piña, mousse de chocolate negro con pan, aceite y sal (una apuesta arriesgada pero acertada) y una oreo de sésamo negro con vainilla.

Lo acompañamos de un Clos d’Agon 2005 que nos gustó muchísimo. Los precios son elevados en general, pero creo que mereció la pena la visita. El restaurante estaba lleno. El menú de 12 son € 84 y el de 7 platos son € 62.Creo que por conocer algo diferente, merece la pena. Dispone también de una zona más informal, tipo bar, para degustar algunas de estas tapas.

Datos prácticos:

COMERÇ 24

c/ Comerç, 24
08003 Barcelona
Tel.: 93 319 21 02
Precio medio: € 100
Accesible silla de ruedas
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: