Skip to content

Sergi Arola Gastro (Madrid)

17 julio, 2008
tags: ,

Reconozco que nunca he sido un fan de Sergi Arola, más allá de sus fantásticas “coca pizzas” de La Paninoteca D’E. Nunca fui un entusiasta de La Broche. Tengo que reconocer que mis tres visitas se saldaron todas con una clara decepción. Aún así, acudí con toda mi buena disposición a probar su ópera prima: Gastro. El local impresiona. Minimalista, respira sin embargo un ambiente acogedor. Un poco agobiante la sensación de tubo, pero enseguida te acostumbras y te sientes relajado. En consonancia con el ambiente, exigen chaqueta para los señores.

Lo primero que sorprende es que no hay carta, sino varios menús degustación. En primer lugar el menú Gastro, a un precio de € 140, que se compone de tres tapas, cuatro entrantes, un pescado, una carne y tres postres. Después el menú ejecutivo, el más acorde para mediodía, compuesto de 1 entrada, 1/2 pescado y 1/2 carne, y un postre, al precio de € 85. Por último, el menú básico, por € 120, que se compone de tres tapas, un entrante, media ración de pescado y media ración de carne, y uno de los postres de menú. Existe una última opción, que es el menú “amantes del queso”, que por € 110 consiste en dos tapas, aliñado de verduras y sopa de almendras tiernas, dos platos elaborados con quesos artesanos de temporada y 1 tabla de quesos y dos postres. Y en la sala, su mujer Sara Fort. Abajo, han abierto un bar de cocteles.

Quisimos pedir el menú Gastro, pero nos anunciaron que duraba casi cuatro horas, así que finalmente acabamos pidiendo un menú básico, encargando platos distintos para poder probar varias cosas distintas. No me quiero extender demasiado, así que intentaré ser breve. Los snacks correctas, pero ya no sorprenden como en los primeros años de La Broche. Empezamos con una pechuga de pintada confitada, “pico de gallo” y helado de Mole poblano. Estaba rico, fresco, agradable. Seguimos con un boquerón a la espalda, y “patatas bravas”. Correcto todo.

Pasamos después al salteado de espardeñas y pasta fresca, guiso de morillas y crema de parmesano. Nos gustó mucho. Estaba muy rico. Después el platillo de lengua de ternera con cebollita y aceitunas. Demasiado fuerte e intenso. Para amantes de la casquería (yo no lo soy…).

Como pescados, raya asada con tabulé de verduras y pie de cerdo; y un salteado de habitas y guisantes, velo ibérico y salmonetes de roca. La raya no nos emocionó. Estaba rica, pero tiene un sabor y texturas muy particulares, que no gusta a todo el mundo. El “mar y montaña” que siguió nos gustó más, pero tampoco para dar alaridos. Podríamos definirlo como correcto.

Como carne, solomillo a las hierbas, canelón de patata y maíz tierno y ketchup casero. Fue un buen final, que nos dejó con mejor impresión que los pescados. Mención especial al ketchup casero, que estaba estupendo.

No quisimos dejar de probar la tabla de quesos. Para un restaurante que presume de tener un menú para los amantes del queso, desilusión. La oferta de quesos es ampli, pero con moderación. Se nota que aún no está rodada, y dista mucho de esa maravilla que es la mesa de quesos de SantCeloni. Le pedimos a Sara Fort que nos preparara una selección para sorprendernos. Me temo, que aún le queda mucho por aprender en lo que se refiere a quesos, o bien no tenía muchas ganas de sorprendernos. La selección consistió en brillat savarin, brit de flandes y harmont blue. Acompañaba un flan de frutos secos que no pega nada, y una compota de tomate. Sólo un tipo de pan, muy vulgar. Claramente hay que mejorar mucho el apartado de quesos.

Para terminar, un pañuelo de regaliz, frambuesas y sopa de mentolados. Refrescante, suave, delicado. Muy rico. También una trufa de trufa. Para los grandes amantes del chocolate. Nos resultó demasiado empalagoso, un final excesivamente potente para un menú.

Los típicos petit-fours para poner un dulce final, y carta de cafés e infusiones, a precios desorbitados. La comida la acompañamos de un Valbuena 5º año, que estaba excepcional como siempre.

La sensación que nos dejó la comida. Irregular; demasiados alti-bajos. Y precio desmesurado. El servicio inexperto y no paraba de interrumpirnos, erigiéndose en protagonistas de nuestra conversación. Lo siento, pero sigue sin convencernos Sergi Arola, y menos, a estos precios…

Datos prácticos:

Sergi Arola Gastro
Zurbano, 31
Madrid 28010
Tel.: 91 3102169
Precio medio: € 160 (pidiendo el menú básico)
Tiene ascensor
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: